Joven del identikit de explosión aparece y dice que es inocente

El sospechoso del segundo estallido, Marcelo Beltrán, asistió de forma voluntaria a declarar y se lo dejó en libertad, ya que no hay indicios en su contra.

El joven de 20 años de edad  Marcelo Beltrán  se presentó ayer en la plaza 10 de Febrero para aclarar, ante los medios de comunicación, que es inocente ante la presentación de su imagen como sospechoso de la segunda explosión  en la ciudad de Oruro.

“Mi nombre es Marcelo Beltrán, quiero dar a conocer a la población, el que está saliendo en las redes sociales y medios es mi persona (…), me enteré que me están viendo como sospechoso (de la explosión) , no tengo nada que ver, soy inocente”, declaró a los periodistas, según la ABI.

Explicó que el martes le llamaron de la Policía y le tomaron declaraciones, y que junto a los fiscales que investigan ese hecho requisaron su domicilio y no encontraron ningún artefacto explosivo o algún elemento relacionado con el estallido.

La FELCC presentó la imagen de  Beltrán y un identikit como sospechoso de provocar la segunda detonación, pero  no fue detenido por falta de indicios.

“No se lo aprehendió ni nada. Cumpliendo las investigaciones y en coordinación con la Policía nos presentamos al domicilio de los familiares de las víctimas, donde se identificó a esta persona y se lo invitó a pasar a la FELCC, a lo que él accedió de forma voluntaria y realizó su declaración testifical”, informó ayer el fiscal departamental de Oruro, Mario Rocha.

El martes la Policía difundió un retrato elaborado a base de imágenes captadas después de la explosión del martes 13 de febrero, la cual dejó cuatro muertos y nueve heridos. Se indicó que él  sería sospechoso de provocar el estallido por su conducta “anormal” después del hecho.

Beltrán es pariente de Ana Fernández de Gutiérrez, la mujer de 71 años que vendía chicharrones el sábado 10 de febrero en la calle Bacovik. En su carrito, al lado de una garrafa de GLP, se había instalado una dinamita en gel.

El estallido la mató junto a siete de sus familiares. Además dejó otros 50 heridos, entre comerciantes y peatones que pasaban por el sector.

“Ya me presenté a la Policía y me tomaron la declaración correspondiente. Allanaron mi casa, verificaron y no encontraron nada, por eso me dejaron tranquilo. Yo no tengo nada que ver en esto, soy inocente”, manifestó Beltrán según ERBOL.

Él dijo que el martes estaba en inmediaciones de la Bacovik junto a algunos de sus parientes para observar el trabajo que hacía la Policía sobre el primer suceso. De pronto se produjo la segunda explosión y él fue captado por las cámaras de vigilancia del lugar.

“Aunque esta persona no está detenida no se descarta nada y se comprometió a estar a disposición del Ministerio Público a cualquier llamado”, acotó Rocha.

Las  explosiones

  • Expertos La Policía presume que en ambas explosiones en Oruro (la del sábado y la del martes) participaron expertos en el manejo de explosivos. El 10 de febrero se habrían utilizado tres kilos de hidrogel cerca de una garrafa de GLP. El hdrogel no es muy sencillo de encontrar en el mercado.
  • Explosivos  Su origen está en investigación, aunque no se descartó que saliera de la fábrica Fanexa, dependiente de las FFAA. El 13 de febrero se habrían usado tres kilos de dinamita mezclada con anfo, un químico que potencia  el explosivo. Esta vez la carga fue puesta cerca de una instalación de gas domiciliario.

Fuente: Página Siete

Translate »