Gobierno pide 7 años de cárcel para acusada de discriminación, fiscalía abre proceso por acto racista

El Gobierno pide la pena máxima, de siete años de privación de libertad, para la mujer, quien cometió los delitos de discriminación y racismo contra otra de pollera, en la ciudad de Santa Cruz.

Funcionarios del Comité de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación viajaron ayer a Santa Cruz, para presentar formalmente y de oficio la querella contra la responsable de las agresiones.

“Estamos presentando una denuncia (ante la Fiscalía) por actos de racismo y discriminación  en base a la información que se ha recabado de las redes sociales y medios de comunicación, donde se puede evidenciar no sólo la intolerancia de una mujer presumiblemente oriunda de Santa Cruz, que primero le impide (a la víctima) sentarse a lado de ella en un autobús de servicio público y, acto seguido, profiere insultos con frases que indudablemente están en el contexto del racismo y la discriminación”, afirmó ayer el director del Comité de Lucha Contra el Racismo, Leoncio Gutiérrez.

Junto a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, la viceministra de Igualdad de Oportunidades, Estefanía Morales,  y representantes de organizaciones sociales, sobre todo de mujeres de  pollera de la ciudad de Santa Cruz, acompañaron ayer a presentar la querella ante la Fiscalía.

La falta cometida está tipificada como delito de orden público en el ámbito penal, como indica la Ley 045 de Lucha Contra el Racismo y Discriminación.

Por ello, Gutiérrez remarcó que el Ministerio Público debe abrir la investigación en el proceso que corresponde.

“Nosotros estamos facilitando la información al fiscal departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea Melgar, para que, conforme a procedimiento, abra la investigación y se sancione a quien corresponda”, manifestó.

La norma establece privación de libertad de uno a tres años por discriminación y de tres a siete años por actos de racismo.

Antecedentes

El martes se viralizó un video en las redes sociales, en el que muestra cómo una mujer que usa un bus de transporte público, no deja que otra, que viste pollera, se siente a su lado.

La agresora insulta a la mujer por su origen y solicita a otra, que viste vestido, que se acomode junto a ella. Esa actitud generó una ola de repudio de la población, que se manifestó a través de las redes sociales.

El mismo presidente Evo Morales se refirió al hecho en su cuenta de Twitter, en la que escribió: “Es la muestra indignante de un racismo decadente que debe ser erradicado y sancionado con todo el peso de la ley. El racismo es el mal heredado del colonialismo”.

Asimismo, los ministros de Educación, Roberto Aguilar, y de Comunicación, Gisela López, solicitaron que se aplique la ley contra la agresora.

“Se debe reforzar el tema de la interculturalidad. Las autoridades competentes tienen que tomar cartas en el asunto”, señaló López a la prensa, una opinión compartida por Aguilar.

Este medio se comunicó ayer con la presunta responsable del hecho, quien afirmó que “la confunden” y que ella no insultó a nadie. “Por esa equivocación hasta estoy recibiendo amenazas”, manifestó.

Sobre el caso, ayer  también comenzó a circular en las redes una cuenta falsa, atribuida a “Ramona”, en la que escribe insultos “contra los collas”.

En lo que respecta a la víctima, Gutiérrez lamentó que todavía no haya sido identificada, pero solicitó públicamente que se presente ante la Fiscalía, para aportar a la investigación.

Además, precisó que solicitarán que se convoque al chofer del micro, para que él también dé sus declaraciones como testigo.

El director ponderó la actitud de la persona que filmó el video y pidió que también que se presente para relatar lo sucedido.

De acuerdo con una publicación en Facebook de Idon Chivi, la mujer que grabó el video sería Brígida P., quien mediante otro video justifica la razón por la que no hizo nada en el momento de la agresión y se limitó a filmar.

“Yo no sabía de qué comenzó el pleito. Me dediqué a grabar porque discutían, pensé que se conocían de antes y no se querían sentar juntas. Y cuando corto la grabación le cedo el asiento a la señora (agraviada), porque ella quería sentarse adelante y cuidar sus cosas”, se le oye decir.

Brígida contó que junto a otra pasajera pidieron a Ramona que se calle, pero la agresora también las insultó y las acusó de ser “masistas”.

Hubo 40 denuncias

  •  Casos En los dos primeros meses de esta gestión, el Comité de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación recibió 40 denuncias de racismo y discriminación, la mayoría cometida en instituciones públicas.
  •  Registros “En la gestión pasada se registraron 239 casos. La mayoría fueron hechos de discriminación, también en instituciones públicas”, informó a Página Siete el director del comité, Leoncio Gutiérrez.
  • Ubicaciones El funcionario aseguró que la mayoría de las denuncias se reportaron en La Paz, y son por agresiones verbales debido a la apariencia y el grado de educación.

Tuvo que oír los insultos por más de un minuto

El video que contiene las imágenes que muestran a la mujer mientras insulta y discrimina a otra de pollera tiene un minuto y medio de duración, tiempo en el que se escucha con claridad las agresiones cometidas por la ahora acusada de racismo y discriminación.

Antes de que la víctima alcance a sentarse al lado de Ramona, ésta se lo impide, por lo que la agraviada le explica que quiere ubicarse ahí para cuidar sus cosas.

“Qué me importa, anda a cuidar allá (lejos de ella), porque aquí, en Santa Cruz, no hay ladrones como son los collas”, le grita la mujer que está sentada.

La mujer de pollera intenta por segunda ocasión que su interlocutora le ceda el asiento, pero esta insiste: “Anda a sentarte a otro lado, pero aquí no te vas a sentar”.

Después de que la víctima dice “no quiero”, la ahora acusada retruca: “Pues te quedas ahí (parada). No soy colla, c… Estás muy alzada cuando estás con el indio perro ese”.

La señora que es blanco de las agresiones intenta responder, pero antes de que lo logre, Ramona vuelve a gritar: “Cállate, no estás en el mercado, estás en un micro, te callas”.

La víctima le hace notar a la mujer que viaja sentada que está faltándole el respeto, pero, en lugar de tranquilizarse, esta le dice: “¡¿De qué te estoy faltando el respeto?!, India y m…, por esto, por tus polleras, c…”.

Antes de que la grabación termine, la agresora exclama: “No pongas palabras en mi boca, c…, que no estoy diciendo” y vuelve a mandar a callar a la señora de pollera, que ve cómo otra persona ocupa el lugar que deseaba.

Fuente: Página Siete

La Fiscalía informó que de oficio está iniciando la investigación, por el acto de racismo y discriminación de parte de una mujer contra una señora de pollera, al interior de un microbús de servicio público de la ciudad de Santa Cruz.

“Ministerio Público abre de oficio investigación por Racismo y Discriminación en Santa Cruz. El caso tiene que ver con los insultos a una mujer de pollera en el interior de un micro de la línea 75 en la capital oriental”, anunció la Fiscalía General, mediante sus cuentas en redes sociales.

El video circuló en redes sociales y causó una indignación generalizada, puesto que la mujer acusada impidió a la víctima a sentarse a su lado, dirigiéndose a ella con frases discriminatorias como: “aquí en Santa Cruz no hay ladrones como son los collas”, “india”, “con sus polleras carajo”, entre otras.

El Comité Nacional de Lucha Contra el Racismo ya presentó denuncia contra la mujer, acusándola de cometer los delitos de racismo, discriminación e insultos y otras agresiones verbales por motivos racistas o discriminatorios.

El presidente Evo Morales se manifestó al respecto, mediante su cuenta de Twitter, y pidió que se sancione este ilícito con todo el peso de la ley.

Fuente: Erbol

Gobierno pide 7 años de cárcel para acusada de discriminación, fiscalía abre proceso por acto racista

Translate »