El voto nulo de Mesa puso en apuros al TSE y alborotó al MAS

Carlos Mesa afirmó que su voto será por el nulo. Esto llevó a los oficialistas a presionar al ente electoral para que prohíba hacer campaña por esta opción.

“Dejen de joder”. Con esta afirmación la diputada del MAS Adriana Arias pretendió cerrar el debate que se armó un día después de que el expresidente y vocero de la causa marítima, Carlos Mesa, hiciera público su voto el próximo domingo.

“Quedan, por tanto y dentro del ejercicio libre de mi voto, tres caminos: el voto válido, el voto blanco y el voto nulo. Me decido por el voto nulo”, escribió Mesa en su columna dominical, titulada Las razones de mi voto, publicada en Página Siete el domingo 19 de noviembre.

Pero esta revelación de Mesa (de su voto) no sólo hizo perder los estribos a la masista Adriana Arias y a muchos otros más del partido de Gobierno, sino que también sacó a luz una gran debilidad en el Tribunal Supremo Electoral (TSE): no tiene una sola voz respecto a este tema.

Al día siguiente de que Mesa dijera su voto, el vocal del TSE Antonio Costas hizo una ambigua afirmación respecto a los colectivos que hacen campaña por el nulo. La periodista de Unitel  le preguntó: “¿Existe alguna sanción para estos grupos?”.  Costas respondió: “Toda vez que se incurra en las previsiones de la ley que era no hacer campaña, sí existirán las acciones”. Esta afirmación incendió las redes sociales. Los internautas expresaron su protesta a través de memes y, como un desafío a esta advertencia, publicaron que su voto será por el nulo.

El vocal Costas tuvo que salir a aclarar esas afirmaciones. Afirmó que el TSE no adoptó ninguna determinación sobre el voto nulo y menos estableció sanciones a los que lo promuevan. “La sala plena del TSE no ha tocado el tema del voto nulo. Sobre las sanciones, reiteramos que serán aplicadas siempre y cuando se vaya contra la ley”, afirmó.

Extraoficialmente se supo que la declaraciones de Costas eran la muestra de que en el TSE hay diferentes corrientes sobre cómo actuar frente a los que promuevan la opción del voto nulo.

Quizá la declaración de María Eugenia Choque, otra vocal del TSE, sea el reflejo de esta presunción. Días antes de la polémica, Choque afirmó que los llamados al voto nulo son una campaña en contra de los candidatos y que -según  la  ley- es sancionable.

Pero esta semana, el TSE se empeñó en calmar las aguas. El mismo Costas, cuyas declaraciones causaron el alboroto, fue el que una y otra vez dijo que el ente electoral no ha tomado decisiones respecto a las campañas por el voto nulo.

A favor y en contra

Mientras el TSE intentaba mostrar una sola postura frente al voto nulo, en el país los colectivos se manifestaban  no sólo en las redes sociales, sino en las calles, como el martes 21, cuando activistas del  Movimiento Ciudadano armaron   una “montaña de corrupción”, en la que  exhibieron billetes  y letreros que hacían alusión a los sonados escándalos de corrupción, por lo que llamaron a votar nulo el 3 de diciembre.

“Estas elecciones están amañadas y nuestro voto no tiene ningún sentido, porque la justicia no va a cambiar  con estas elecciones”, afirmó el activista Manuel Velázquez de Una Nueva Oportunidad, una de las 20 plataformas ciudadanas que participan en la campaña por el voto nulo.

Mientras estos grupos ciudadanos recorrían calles para expresar su posición, el partido de Gobierno inició su propia campaña especialmente contra Carlos Mesa.

El ministro de la Presidencia, René Martínez, tuiteó que Mesa hace política de oposición al anunciar su voto nulo, y que al hacerlo abandona su rol de vocero de la demanda marítima.
El ministro de Justicia, Héctor Arce, le pidió que “ordene sus ideas” y decida si seguirá como vocero de la demanda marítima o se dedicará a la política.

La presidenta de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Susana Rivero, escribió en Twitter: “A Mesa hay que despedirlo de servidor público para que tranquilo nomás haga política, que en Bolivia hay democracia y tiene derecho a extrañar su pasado. La demanda marítima es trabajada en el ámbito jurídico y tiene al mejor al mando que es @erveltze”.

El MAS también cargó sus presiones no sólo sobre Carlos Mesa, sino también sobre el TSE, al  que pidió actuar de oficio ante quienes hagan campaña por el nulo. “No necesita el TSE  una denuncia, sino que tiene que actuar de oficio, porque ellos están sometidos a la Constitución Política del Estado y a la ley”, afirmó el diputado Lino Cárdenas.

El concejal del MAS por La Paz  Jorge Silva  pidió que emita sanciones contra el expresidente y vocero de la causa marítima Carlos Mesa y otros opositores por violar el voto secreto y al afirmar que optarán por el nulo en las siguientes elecciones judiciales.

A una semana de las elecciones, el voto nulo está lejos de dejar de ser el centro de la polémica  y lejos de que la oposición “deje de joder” con el tema, como pidió la diputada Silva.

El nulo, entre las tres opciones

El artículo 161 de la Ley de Régimen Electoral establece tres  tipos de voto:

Voto Válido: Es aquel que se realiza por una candidatura, para cada nivel de representación o gobierno (…) o por una opción en referendos o revocatorias de mandato. El voto se realiza en el espacio específico destinado para ese fin, marcando la papeleta con un signo, marca o señal visible e inequívoca. En las papeletas  con listas de candidaturas separadas  los electores podrán votar por diferentes opciones  para cada uno de los niveles de representación o gobierno.

Voto Blanco: Es el que se realiza dejando sin marcar las opciones establecidas en la papeleta de sufragio.

Voto Nulo: Es aquel que se realiza a través de marcas, signos o expresiones realizados fuera de los lugares especificados para marcar el voto que deliberadamente anulen la papeleta, o mediante marcas, signos o expresiones que no indiquen con claridad la voluntad de voto. Son nulos los votos también cuando se vote mediante marcas o signos en más de una casilla de voto para un mismo nivel de representación o gobierno; o en más de una opción en referendos y revocatorias de mandato; o cuando se usen papeletas que estén rotas, incompletas o con alteraciones en su impresión; o que sean distintas a las establecidas por el Órgano Electoral Plurinacional.

Fuente: Página Siete