Soya y gas natural dominan exportaciones de Santa Cruz

El departamento de Santa Cruz que mañana celebra 207 de su efeméride tiene al complejo oleaginoso y el gas natural como los principales rubros de exportación, habiéndose colocado como segundo mayor exportador del país en 2016, detrás de las ventas externas de minerales de Potosí.

Registró un valor total de $us 1.824 millones en exportaciones en 2016, siendo Colombia su principal mercado de exportación, siguiéndole Brasil Perú y Argentina.

MAYOR CRECIMIENTO

De acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, (IBCE), el crecimiento del departamento en 2016 ha mantenido la cifra de los dos años anteriores, colocándose en 6.6 por ciento, por encima del producto a nivel nacional, que el año pasado llegó a 4.3 por ciento.

El gas natural representó 92% de lo exportado el año pasado, principalmente a los mercados de Argentina y Brasil, mientras que 89% de las exportaciones de soya y sus derivados tuvieron como destino el mercado de Colombia.

PLAN BOHAN

Se puede decir que el progreso de Santa Cruz echa sus primeras raíces con la estrategia conocida como “la marcha al Oriente”, cuya génesis se remonta al Plan Bohan de 1942, que recogió muchos de los planteamientos del Memorándum de 1904: romper la dependencia absoluta de la minería, diversifica la economía nacional, busca el autoabastecimiento alimentario, impulsa un modelo agroindustrial, además de la integración vial con occidente.

“El progreso vendrá paulatinamente, nosotros lo obtendremos con nuestros esfuerzos…”, decía el memorándum de hace 113 años. Según un reporte de la Fundación Milenio, esas habrían las bases que han transformado al oriente en el motor del crecimiento económico presente.

ÚLTIMA DÉCADA

“Es interesante anotar que si bien en la última década la economía cruceña ha moderado su ritmo de crecimiento (5% en promedio entre 2006 y 2016), lo importante es que la composición del producto departamental tiene ahora una composición más equilibrada de sus sectores extractivos, industriales y de servicios”, dice el informe de la Fundación.

Como resultado, la estructura económica cruceña ha ganado en solidez y consistencia y su desempeño global transcurre de forma más estable, armónica y menos expuesta a eventos coyunturales; lo que no siempre ocurre con otros departamentos del país, marcados por una trayectoria errática y muy vulnerable a la volatilidad de los precios externos y los fenómenos climáticos.

LIDERAZGO

En el escenario nacional de un nuevo equilibrio de poder, tendencialmente inclinado hacia el oriente, las élites cruceñas (políticas, económicas e intelectuales) ven crecer sus responsabilidades ya no solo con respecto a su propia colectividad sino, y sobre todo, con relación al conjunto de Bolivia, que quizá espere de Santa Cruz un papel de liderazgo en la construcción de una sociedad moderna, democrática e integrada al mundo, indicó Milenio en su último informe, al referirse sobre El ascenso de Santa Cruz.

INCLUSIÓN

“Santa Cruz ha creado un efectivo modelo productivo agroindustrial, alrededor del cual se ha desarrollado una economía dinámica, de base ancha y socialmente inclusiva. En suma se ha tornado en un modelo que asigna un rol protagónico a la empresa privada y promueve la inversión extranjera”, sostuvo Henry Oporto, en un comentario publicado en la prensa cruceña, quien es miembro de Foro Minero y analista económico.