Quemaron vivos a dos ladrones de vehículos

Dos presuntos ladrones de vehículos fueron quemados vivos el fin de semana pasado en la población de Antaquillas del municipio de Pelechuco, provincia Franz Tamayo del departamento de La Paz, informó el Ministerio Público.

Según el reporte del fiscal Marco Vargas, existe un pacto de silencio entre los pobladores de esa comunidad campesina, quienes a su vez rechazan la presencia policial en la zona.

“Una comisión de Fiscales se trasladó a la población de Antaquillas, municipio de Pelechuco, provincia Franz Tamayo, donde los pobladores en cabildo determinaron quemar a dos presuntos ladrones de autos en la plaza del pueblo de acuerdo a una sentencia de su justicia comunitaria”, mencionó el funcionario citado por radio Fides.

Según Vargas, un grupo de policías y un Fiscal trataron de impedir el crimen, pero la turba de unos 900 habitantes, los desalojó del lugar y los persiguió hasta un puesto militar cercano donde fueron refugiados.

“La población estaba (enardecida), eran alrededor de 800 a 900 personas constituidas en un cabildo, donde luego han determinado esta ingrata situación de quemar vivas a dos personas”, señaló el representante del Ministerio Público.

De acuerdo con las investigaciones preliminares del hecho, autoridades originarias y representantes de transportistas de esa población descubrieron que un hombre y su cómplice se dedicaban a robar vehículos en Pelechuco, específicamente en la población de Antaquilla.

Una de las víctimas de robo logró reconocer a los acusados y las autoridades del lugar convocaron de inmediato a un cabildo, que finalmente definió la situación de los presuntos ladrones.

Se conoce que la turba enardecida incluso obligó a huir del lugar a los policías, por lo que los acusados no fueron rescatados a tiempo. Esa misma turba incineró el motorizado en el que se trasladaban los presuntos ladrones.

“No tenemos mayores antecedentes o declaraciones que las del encargado del puesto militar, pues hay un pacto de silencio entre los pobladores de Antaquillas y no quieren la presencia de la Policía ni del Ministerio Público”, sostuvo el fiscal Vargas.

La advertencia de los comunarios se tradujo en una penosa realidad.

El caso es investigado como un hecho de asesinato y al momento no hay ningún aprehendido.