Obrero: detenidos entraban a trabajar a cualquier hora

La Ministra de Salud afirma que “los que han incurrido en tráfico de pacientes e insumos deben rendir cuentas ante la ley”. Piden investigar también en CPS.

Los técnicos y residentes que actualmente están investigados por la red de tráfico de servicios   del Hospital Obrero ingresaban a cualquier hora al nosocomio, aparentemente para realizar las pruebas particulares en  el Laboratorio de Patología.
Ante la pregunta ¿qué personas autorizadas tenían acceso a los laboratorios de histopatología del Obrero?   El  morguero, Víctor Ch. H,  dijo en su declaración informativa que “todos los funcionarios técnicos y residentes  tenían llaves para ingresar  al  laboratorio a cualquier hora de la noche”.  Señaló, además,  que esas personas que tenían  llave ingresaban “en cualquier momento, así como en horas exageradas de la noche”.
Sin embargo, la abogada de la CNS, Ruth Molina, explicó -en la audiencia cautelar de los cinco últimos imputados- que “el  horario de la institución no abarca hasta las 23:00”.
Molina resaltó que es necesario ampliar las investigaciones al área  de seguridad del hospital, porque el personal de esa sección “no puede permitir que ingresen a la hora que ellos (el personal de laboratorio) quieran y seguir ingresando muestras de terceras personas, eso  hace  daño a los recursos económicos de la institución”.
Hace una semana se destapó el caso de la red de tráfico de servicios en el Laboratorio de Patología del Hospital Obrero, donde producto de varias intervenciones  13 personas fueron arrestadas y nueve detenidas, cuatro están con detención preventiva en el penal de Obrajes y cinco con detención domiciliaria. Uno de ellos es  el exdirector del establecimiento, Carlos Ibáñez, quien es acusado  de incumplimiento de deberes.
La denuncia la hicieron conocer los trabajadores del nosocomio a la gerencia de la CNS en abril y por ello en mayo se presentó la primera  querella ante la Fiscalía. Después de ser rechazada,  en  octubre se volvió a  presentar la denuncia.
El gerente general de la CNS, Juan Carlos Meneses, dijo el lunes que además de ellos hay otras personas del laboratorio que también son investigadas, sin embargo, indicó     que los “círculos de poder interno” que hay en el nosocomio están tomando cuerpo y forma para evitar las investigaciones.
Ante esta situación, el directorio de la CNS instruyó el martes a Meneses la investigación minuciosa de actos de corrupción no sólo en ese nosocomio, sino en los 195 nosocomios y regionales de la institución.
En tanto, los administrativos y directores de los 27 nosocomios de La Paz se declararon en emergencia y amenazaron con una renuncia colectiva si siguen los abusos en las investigaciones.
Por su parte, la ministra de Salud, Ariana Campero, aseguró que le extraña que no se apoye a la investigación para seguir desnudando actos de corrupción. “Quien haya incurrido en tráfico de pacientes, insumos y reactivos hacia privados debe rendir cuentas a la ley”.
La autoridad resaltó que lo injusto es que en ese ente gestor se espere horas, días y meses por un examen, “cuando cuenta la caja con ese servicio”.
Campero dijo que no se permitirá corrupción, así que también se exhortó a la Caja Petrolera en el área de servicios.
 Los   hechos
  • Abril  La gerencia general de la CNS conoce  de denuncias sobre tráfico de servicios en el área de Laboratorio de Patología del Hospital Obrero.
  • Mayo  Se realiza la primera denuncia ante el Ministerio Público, pero fue rechazada. En octubre vuelven a realizar la querella.
  • Noviembre  Entre los primeros días se arrestan a 13 personas, de ellos nueve son los detenidos, cuatro con detención preventiva y cinco con arresto domiciliario.
    imagen
    Fuente: Página Siete