Matan a joven a puñaladas; presunto autor contestó teléfono de la víctima

Sucedió en el barrio El Dorado Norte, zona de la avenida Virgen de Luján. Cuando la esposa del afectado llamó a su teléfono celular, un sujeto le dijo: “está durmiendo para siempre en la cancha”

Marco Antonio Dorado Limalobo, de 22 años, estuvo consumiendo bebidas alcohólicas desde la tarde del sábado y no retornó a su casa. Preocupada, su esposa Rosa Solange Contreras lo llamó a su teléfono celular aproximadamente a las 3:00 de la madrugada de ayer y una voz masculina le contestó: “Tu esposo está durmiendo para siempre en la cancha”.

En seguida, los familiares de Marco Antonio se dirigieron a la cancha del barrio El Dorado Norte y efectivamente encontraron su cuerpo tirado boca abajo y con múltiples heridas punzocortantes, explicó el comandante de la Policía de la Pampa de la Isla, Jorge Espejo, quien indicó que el cuerpo fue hallado por los familiares sin el teléfono ni su billetera, por lo que se presume que habrían sido sustraídos por el autor o los autores del crimen.

El joven fue llevado al hospital Japonés, donde el médico Edson Choque informó a la Policía de que Marco Antonio ingresó a las 4:15 sin signos vitales.

El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de la Pampa de la Isla, donde se le practicó la autopsia y se determinó que la causa de la muerte fue un trauma torácico abdominal, que le provocó un shock hipovolémico y una anemia aguda. Además se estableció que recibió 12 puñaladas, tanto de frente como por la espalda.

Para la madre, fue un asalto

“Lo asaltaron a mi hijo”, señaló Susana Limalobo, madre de la víctima, quien manifestó que Marco Antonio tenía tres hijos, de dos y tres años, y el último de cuatro meses de edad.

Indicó que viven a media cuadra del lugar donde ocurrió el hecho, por lo que un grupo de vecinos acudió a su casa para avisar lo sucedido, además de corroborar que un sujeto contestó el teléfono de la víctima. “En la tarde estuvo con sus compañeros de trabajo jugando fútbol, luego compartiendo un churrasco y se vino para el barrio”, indicó la mujer. Acotó además que su hijo trabajaba en una empresa de cosméticos.  Los familiares del occiso retiraron el cuerpo de la morgue para velarlo en su domicilio.
“Estaba boca abajo sobre un charco de agua y había manchas de sangre”, comentó el sargento Ruddy Condori, de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la Pampa de la Isla, que está asignado al caso.

“Preocupa que ocurra un hecho de tanta violencia al haberle aplicado 12 puñaladas; vamos a hacer todos el esfuerzo para aclarar el caso”, dijo Espejo, quien señaló que existen varias hipótesis sobre el móvil del crimen pero evitó adelantar criterios.