La nueva fuerza vigila las fronteras de Bolivia en su límite con Chile

La nueva fuerza que vigila desde el miércoles 4 de octubre las fronteras de Bolivia tiene en su límite con Chile seis estaciones desde donde 300 efectivos policiales de élite combatirán los delitos transnacionales como el contrabando y el narcotráfico, con la atribución de usar sus armas de fuego.

Así lo confirmó el coronel de la Policía, Miguel Rivera, jefe de la Dirección Nacional de Fronteras (Dinafron), unidad creada en junio de esta gestión y que empezó operaciones en la víspera. “Tenemos seis estaciones en la frontera con Chile y desde allá nos vamos a desplazar para cubrir toda la extensión de más de 800 kilómetros”, sostuvo en una entrevista con el canal de televisión Cadena A.

Los denominados  “Efren” están emplazados en las fronterizas Pisiga, Charaña, Tambo Quemado, Ave de Napa, Estación Abaroa e Hito Cajones.

ILÍCITOS A COMBATIR

Los ilícitos que combatirá la fuerza son el “contrabando que entra y el narcotráfico que sale”, apuntó el jefe policial. Pero la tarea también se extiende al robo de vehículos, tráfico de armas, trata y tráfico de personas y una serie de delitos transnacionales.

La nueva fuerza ya cuenta con “armamento, vehículos y vituallas”, pero se sumarán recursos modernos.

“Próximamente vamos a estar equipados con tecnología, drones que nos van a permitir cumplir de mejor manera nuestra misión”, dijo Rivera.

Iniciativas que auspicia Bolivia

Esta es una de las muchas iniciativas que el Gobierno de Bolivia auspicia para frenar delitos transfronterizos, en la frontera con Chile, por la cual ingresa, según datos de Palacio Quemado, el 70 % del contrabando.

De hecho, ya ordenó a las FF.AA. el cavado de zanjas de más de tres decenas de pasos fronterizos ilegales para inhabilitarlos. Esta tarea fue revisada por el presidente Evo Morales el lunes 2 de octubre.