Insulta y dispara a su mamá para que le dé terreno

Un hombre, en estado de ebriedad, agredió verbalmente a su madre, luego sacó una pistola e hizo varios disparos cerca de ella para amenazarla de muerte si no le dejaba como herencia un terreno. El indignante hecho se registró en la comunidad Puerto Ichilo del municipio de Porongo, departamento de Santa Cruz.

El comandante de la Policía de La Guardia, José Luis Pereira, informó que la víctima, identificada como Guadalupe J. N., en el momento que llegó su hijo Eduardo Cortez Justiniano, ella recogía leña para preparar la cena.

“En la entrevista preliminar que se realizó a la víctima, manifestó que su hijo la insultó con palabras obscenas y seguidamente le apuntó con una pistola; sin embargo, los disparos que realizó fueron a los costados. Aún no se sabe con certeza cuántos proyectiles disparó el hombre, pero se está trabajando para esclarecer el intento de homicidio”, detalló Pereira.

Tras amenazar y disparar a su madre, el violento hombre se dio a la fuga y la víctima se dirigió a la Policía para denunciar a Eduardo Cortez por el delito de feminicidio en grado de tentativa y portación ilícita de arma de fuego.

La anciana nunca imaginó que su propio hijo le amenazaría y le intentaría matar con un arma de fuego.

DETENIDO

Investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Guardia, se constituyeron en el domicilio de la adulta mayor y tras un seguimiento logró aprehender al acusado y secuestrar una pistola calibre 22 con nueve cartuchos.

Según el director de la Felcc de La Guardia, Saúl Salazar, el detenido intentó acabar con la vida de su madre porque supuestamente se negaba a entregarle un terreno como herencia.

Por su parte, familiares de la víctima se negaron a hablar con los medios de comunicación.

De manera extraoficial se conoce que Eduardo Cortez Justiniano fue agresivo desde que era niño y sentía cierto rencor por su madre porque no lo crió.

 

PROCESAN AL HOMBRE 

El aprehendido, que es acusado por el delito de feminicidio en grado de tentativa y portación ilegal de arma de fuego, será puesto ante un juez cautelar que definirá el futuro jurídico del malvado hijo.

Eduardo prefirió guardar silencio ante la consulta de los medios de comunicación que le preguntaron porque intentó acabar con la vida de su madre.