Gastarán $us 540 millones en subvenciones el próximo año

La subvención e incentivos a los hidrocarburos costará Bs 3.330,4 millones; a los alimentos Bs 324 millones y a los servicios básicos Bs 113,9 millones.

Para el siguiente año, El Tesoro General de la Nación (TGN) gastará 3.758,6 millones de bolivianos (540 millones de dólares) en subvenciones e incentivos a los hidrocarburos, alimentos y servicios básicos, un 17% más que 2017.

La proyección está contenida en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2018 presentado ayer por el ministro de Economía, Mario Guillén.

En el caso de los hidrocarburos el valor del subsidio y los incentivos se incrementarán hasta 3.330,4 millones de bolivianos, un 16% más que este año (observar gráfica).

De este monto, el gasto para mantener congelados los precios de los combustibles representa 1.874,1 millones de bolivianos.

Los  recursos destinados para la importación de diésel aumentarán en 5%; para insumos y aditivos de  la gasolina en  7%.

A mediados de este mes, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, afirmó que  en el caso del diesel del total demandado por el mercado interno sólo se cubre con producción local el 45% y el 55% se importa.

Desde 2015 los recursos destinados a la subvención e incentivos fueron disminuyendo, en ese entonces el monto alcanzó a 2.248 millones de bolivianos; en 2016 a 2.437 millones de bolivianos.

Pero a partir de este año el monto subió a 2.870,9 millones.

Para 2018, según el PGE los mayores montos se destinarán  para   impulsar a la producción de condensado asociado al gas natural con un incremento de 87%.

El proyecto de ley como el documento del PGE 2018 fue remitido a la Asamblea Legislativa para su respectivo tratamiento.

En diciembre de 2015, el Gobierno aprobó la  Ley 319 de Promoción para la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera que establece que el fondo de incentivos se financiará con el 12% de los recursos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) antes de la distribución a las entidades territoriales autónomas, universidades públicas y otros.

En la misma norma especifica que el fondo pagará el incentivo a la producción adicional de condensado de campos en explotación actual, a la producción de petróleo crudo de campos nuevos y a la producción de condensado de campos nuevos.

En 2016 el Ministerio de Hidrocarburos anticipó que el fondo recaudará 2.890 millones de dólares  en los próximos 10 años. En septiembre el Gobierno informó que se acumularon 168 millones de dólares del 12% del  IDH, entre agosto de 2016 y julio pasado, los mismos estaban sin ejecución.

Otros subsidios

Para 2018 el Gobierno también presupuestó  314 millones de bolivianos destinados a la subvención de alimentos, un 23% más que este año.

Mientras que para los servicios  básicos el monto proyectado asciende a 113,9 millones de bolivianos, un 22% más que el presente año.

Estos recursos van principalmente a Emapa o la tarifa Dignidad en electricidad.
Punto de vista

Hugo del granado  Experto en hidrocarburos

Ahora el presupuesto grueso es para incentivos

Ahora se ha cambiado el destino de los recursos, ya que el presupuesto mayor ya no va al subsidio de los combustibles, sino a los incentivos para la producción de condensados, tampoco va a una mayor producción de condensados, sino a una producción regular.

En el presupuesto destinado a estos dos  componentes entre 2017 y 2018 se contempla un incremento de 16%. Sin embargo, la subvención para el diésel y  aditivos para la gasolina sólo crece en 4%

Entonces, el grueso del gasto está concentrado  en los  incentivos a la producción de condensado y a la producción adicional de este combustible (líquidos asociados al gas natural) que pasan de 1.076,4 millones de bolivianos a 1.456,3 millones de bolivianos, un 35% más.

Hace un par de años no había incentivos y ahora se han vuelto el grueso de todo lo que se está presupuestando.

Adicionalmente, este aumento se come casi todo el monto adicional que se prevé percibir en 2018 por el Impuesto  Directo a los Hidrocarburos, se  calcula un incremento de ingresos de 474 millones de bolivianos  (68 millones de dólares) con respecto a 2017.

En un año han recaudado aproximadamente 170 millones de dólares por concepto del  incentivo  a la producción de hidrocarburos (12% del IDH) y ahora están calculando un monto mayor de 209 millones de dólares, pero las cifras oficiales  nos dicen que las ventas de gas natural al mercado exterior serán menores y que la producción bajará con respecto a este año.

Esos son temas que deben ser explicados por las autoridades.

Destinarán  Bs 38.845 millones para los salarios

El Ministerio de Economía  programó  38.845 millones de bolivianos para sueldos y salarios en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2018.

El monto es superior en 7,6% con relación al financiamiento fijado para este año, que ascendía a 36.100 millones de bolivianos.

El ministro de Economía, Mario Guillén, informó ayer, durante la presentación del documento que fue remitido a la Asamblea Legislativa para su respectivo tratamiento, que de los recursos presupuestados el mayor porcentaje es para el sector salud y educación, cuya participación alcanza al 36,7% del monto total.

Los recursos aumentan de 13.197 millones de bolivianos, para este año, a  14.321 millones de bolivianos, fijados para 2018; luego le sigue Fuerzas Armadas y la Policía que también sube de 3.979 millones a 4.241 millones; con menor participación están instituciones de seguridad social; empresas públicas y entidades descentralizadas.

“El magisterio y salud se llevan el 37% de los recursos destinados para sueldos y salarios; la Policía y Fuerzas Armadas ocupan el 10,9%; las empresas públicas  tienen una participación de 7,5%.

Entonces salud y educación siguen siendo las prioridades en este PGE”, afirmó la autoridad durante la exposición del documento.

Asimismo dijo que el presupuesto para el sector salud y educación sube por el incremento de ítems.

Por ejemplo para el siguiente año se prevé contratar a 3.000 nuevos maestros  y para salud se creará otros 2.000 nuevos ítems.

Paralelamente se construirán más hospitales, obras que iniciarán en 2018.

Fuente: Página Siete