Evo a Chile: Vengo a ofrecer la mano de la fraternidad

El Primer Mandatario asistió ayer a la toma de posesión del nuevo presidente de Chile. “Vengo a extenderles y ofrecerles la mano de la fraternidad”, declaró.

El presidente Evo Morales    invitó ayer a  su homólogo de Chile,  Sebastián Piñera,    a dar un “giro” a las relaciones bilaterales para construir una paz justa y duradera.  El Jefe de Estado asistió ayer a la toma de posesión del nuevo presidente chileno.

“Vengo a extenderles y ofrecerles la mano de la fraternidad. Pongamos todo nuestro esfuerzo;  no es imposible, podemos vencer nuestras diferencias, escribamos juntos, con coraje y valentía,  la página más significativa de la historia común de Bolivia y Chile”, dijo Morales.

Todo comenzó desde tempranas horas del día, cuando el Primer Mandatario  publicó un mensaje conciliador en Twitter:   “Reiterar que con Chile, tenemos toda la predisposición al diálogo”.

Al rededor de las 10:20,   el Primer Mandatario  llegó, junto con el canciller  Fernando Huanacuni, al Congreso, donde juró Piñera. Según las fotos, se sentó al lado del rey emérito de España Juan Carlos I.

Durante la espera del acto oficial,  varias personas se le acercaron para pedirle una selfie,  entre ellas estuvieron congresistas del Frente Amplio, una alianza de izquierda.   También se vio que el expresidente de Chile  Ricardo Lagos   saludó al Jefe de Estado, quien se levantó de la silla para devolver la cortesía.

Al terminar la ceremonia,  se llevó adelante un  almuerzo,  que ofreció Piñera para los Jefes de Estado. Morales no asistió  y  pidió disculpas mediante Cancillería, porque -dijo-  tenía  “mucha tarea”.

Al salir del Congreso, los  periodistas  estuvieron expectantes. No obstante,  no se dirigió a ningún medio de comunicación.  A diferencia de, por ejemplo, Enrique Peña Nieto, presidente de México, quien dio declaraciones  a la prensa en el mismo Congreso.

Antes de partir, Morales dio una conferencia de prensa desde el aeropuerto. De pie,  leyó un texto y luego respondió a las consultas de los periodistas.  “A nombre del pueblo boliviano traigo un mensaje de fraternidad y de integración. Vengo para hablarles de la impostergable necesidad de reencontrarnos”, manifestó.

Morales  hizo un llamado para  no escuchar las voces “de quienes quieren convertirnos en enemigos”; y  pidió  tomar en cuenta “las voces que nos reclaman unidad y apertura  para superar nuestras diferencias  en base al diálogo y la negociación”.

El Primer Mandatario  invitó a las autoridades de Chile  “a dar un giro a nuestras relaciones” para construir una paz justa y duradera,  pero  subrayó que se requiere sanar  las “heridas del pasado”.

También dijo que Huanacuni tomó contacto con el nuevo canciller de Chile   y recordó el trabajo que realizó con Piñera   a principios de su primer gobierno en   La Moneda, algo que dijo espera “retomar”.

Morales   deseó éxito al nuevo presidente   y le recordó que cuando juró, la primera vez  (2010), jugaron un partido de fútbol. “No sé si ganamos o perdimos, pero jugamos fútbol y queremos tener esa nueva relación con el presidente Piñera”, afirmó.

Consultado sobre los  mensajes y las polémicas  en redes, Morales dijo: “Entiendo perfectamente la preocupación sobre los mensajes de redes sociales, podrán ser interpretaciones, tergiversaciones. Si algo está equivocado, sólo quiero decirles:  pido disculpas al pueblo chileno. Nunca ha sido mi intención ofenderlo o agredirlo”.

Canciller de Chile:   La Haya tiene la palabra

El canciller de Chile, Roberto Ampuero, manifestó que el tema marítimo hoy está “situado” en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. La nueva autoridad del gobierno de La Moneda expresó que  ese tribunal tiene la palabra.

“¿Tuvo oportunidad de conversar con Evo Morales?”, fue la pregunta que le hizo un periodista de TVN.  “No, no he tenido”, respondió Ampuero.

“El tema hoy está situado en La Haya y  nosotros somos respetuosos del derecho internacional. La Corte Internacional de Justicia es la que tiene la palabra”, agregó el nuevo jefe de la diplomacia chilena.

Consultado sobre la conferencia de prensa que convocó Morales antes de partir, Ampuero dijo:  “Mire, yo prefiero centrarme en lo que estamos todos los chilenos. Estamos los chilenos en esta celebración profunda de lo que es el espíritu republicano, lo que es la democracia, de lo que es la libertad de un gobierno de un color, entrega el poder a un gobierno de  otro color”.

El nuevo canciller aseguró   que para él es  “una gran responsabilidad” asumir el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores.  “Lo  más importante que quiero transmitir es que sepamos que la política exterior está al servicio de los chilenos”, subrayó.

Fuente: Página Siete

“Pido disculpas al pueblo chileno, nunca fue mi intención de ofenderlos” (Evo Morales)

El presidente Evo Morales  ofreció este domingo conversaciones paralelas  entre  Bolivia y Chile al margen  de la demanda iniciada por el país el 2013 a pocos  días de iniciar  la fase de alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Antes de abandonar el aeropuerto, leyó un comunicado donde también pidió disculpas a los chilenos por los mensajes emitidos a través de su cuenta twitter.

“Quisiéramos hacer eso, es un gran deseo, sería bueno, al margen de los resultados del fallo como avanzar con el diálogo.  Qué bueno sería,  paralelo a la tarea que tiene la Corte Internacional de Justicia, conjuntamente iniciar el diálogo y trabajar conjuntamente”, expresó Morales en una conferencia de prensa  en el aeropuerto Arturo Benítez de Santiago,  tras la posesión del presidente electo Sebastián Piñera.

El jefe de Estado se plantó firme cuando habló de “cerrar una herida histórica” aclarando que no fue algo que hubieran buscado ambos pueblos. “Chile ha reconocido la necesidad de encontrar una solución al enclaustramiento de Bolivia y nosotros le damos la más alta importancia de negociar la materialización del acceso soberano al mar”.

En relación a una reunión  bilateral con Piñera sostuvo que el afianzamiento de la relación de la que hablaba, fue cuestionada por los medios, pero Morales  salió del paso diciendo que “tengo buena relación con él, hemos jugado futsal o fútbol, no sé quién ganó, pero no lo hago hoy porque debo cumplir compromisos ya pactados”.

“Bolivia siempre intenta tener buenas relaciones con los presidentes del mundo. Entiendo la preocupación sobre algunos mensajes en redes sociales que pueden ser tergiversados. Si estoy equivocado, pido disculpas al pueblo chileno, nunca fue mi intención de ofenderlos, aunque desde acá, sobre todo algunos medios, he recibido ofensas. Algunos, aunque pocos chilenos, me han tratado diciéndome indio sin pluma. No me moleta, porque América es así, tan diversa”, dijo citado por el periódico La Tercera de Chile.

Igualmente  ofreció la  “mano de la fraternidad” e integración a Chile, para superar el diferendo marítimo que involucra a ambos países.

“Vengo a extenderles y ofrecerles la mano de la fraternidad, pongamos todos nuestros esfuerzos, no es imposible, podemos vencer nuestras diferencias, escribamos juntos con coraje y valentía la página más significativa de la historia común de Bolivia y Chile”, remarcó el Jefe de Estado.

Chile y Bolivia mantienen vínculos sólo a nivel consular luego que La Paz rompiera relaciones diplomáticas con Santiago tras el fracaso en 1978 de las negociaciones respecto de la demanda boliviana de una salida libre al mar.

Morales dijo que Bolivia y Chile debe “reencontrarse” al ser países vecinos,  “hago un llamado para que no escuchemos las voces  de quienes quieren convertirnos en enemigos. Escuchemos las voces que nos reclaman unidad  y apertura para superar nuestras diferencias en base al diálogo y la negociación”.

El matutino chileno da cuenta que la visita de Morales fue un viaje relámpago, que por “agenda”, no incluyó una reunión bilateral con Sebastián Piñera, ni tampoco una participación en el almuerzo de camaradería con el restos de los Presidentes que asistieron al cambio de mando, pese a que inicialmente estaba considerado. Pero tal como ha ocurrido en todas las investiduras desde 2006 en adelante, Evo Morales se sumó a la ceremonia en el Congreso y luego emprendió rumbo al aeropuerto.

Fuente: Erbol