Descubren armas de alto poder de fuego ocultas en una encomienda

Dos ametralladoras con sus respectivas cacerinas estaban disimuladas entre unos repuestos de motos. Dos sospechosos fueron enviados a la cárcel por el hallazgo

La noche del 27 de septiembre, una patrulla de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), en una inspección rutinaria en las bodegas de las empresas de transporte terrestre de la terminal Bimodal, descubrió una encomienda con dos armas de fuego de grueso calibre ocultas entre repuestos de motocicletas, que tenía como destino la ciudad fronteriza de Guayaramerín, previa escala en Trinidad, Beni.

Asimismo, los investigadores aprehendieron al brasileño Deivid Silva do Santos (29), como remitente de la encomienda, y al beniano Adhemar Sanguino Rojas (20), consignatario. Ambos fueron enviados a la cárcel de Palmasola con detención preventiva dictada por el juez instructor Juan José Subieta.

El hallazgo tuvo lugar en la bodega de la flota Cosmos. Eran cuatro cajas declaradas como repuestos para motos. Las cajas fueron abiertas en presencia del encargado de la bodega y, en dos de ellas, se encontraron dos fusiles desarmados en seis piezas.

Las características son las siguientes: Modelo, fusil, AM-15, serie ilegible (borrada); calibre 5.56; industria norteamericana; color realtree camo casual (patrón de camuflaje multicolor).

En las mismas cajas, se descubrieron ocho bolsas pequeñas de nailon conteniendo marihuana, que pesadas por los peritos dieron un peso de 47 gramos, informó la fiscal Rose María Barrientos, que intervino en la operación.

La representante del Ministerio Público informó de que luego del secuestro de la mercancía se armó la estrategia de dejar partir la encomienda a Trinidad, donde, con el apoyo de policías de ese distrito, se esperó que el destinatario se apersonara a recogerla en la terminal.

Así lo hizo. A cierta hora llegó Adhemar Sanguino Rojas, para sorpresa de los investigadores, acompañado del remitente, Deivid Silva do Santos. Ambos fueron aprehendidos y trasladados a Santa Cruz.

El sábado, el fiscal Roberto Ruiz presentó a los imputados ante el juez Subieta por los delitos de tráfico de armas y de sustancias controladas. El juez ordenó la detención preventiva de los dos con todos los riesgos procesales latentes en su contra.

A decir de Ruiz, los sindicados se abstuvieron de declarar; es más, se manifestaron sorprendidos por la presencia de las armas. Hay dos hipótesis: que los fusiles eran para la seguridad de un laboratorio de cristalización de cocaína o para ser comercializados en Brasil.