Caso desfalco II: Acusado se quedaba dinero destinado cajeros automáticos

El exjefe de operaciones de la agencia del Banco Unión en Desaguadero, Julio César R. B., fingía que faltaba billetes en cajeros automáticos para solicitar que le entreguen dinero y apropiárselo ilegalmente, informó el fiscal departamental Edwin Blanco.

Según la investigación, el acusado realizó cuatro retiros ilegales de dinero entre 2015 y 2017, bajo el modus operandi detallado, para sumar un desfalco de 1.660.000 bolivianos.

El fiscal Blanco precisó que el entonces jefe de operaciones solicitaba el dinero de la bóveda porque supuestamente no había billetes en los cajeros. Luego iba a los aparatos, pero solamente les introducía dos, tres o cuatro billetes y se quedaba con el resto.

Aseveró que hay fotografías que muestran que los cajeros estaban llenos de dinero, a pesar de que el acusado pedía más billetes para recargarlos.

Precisó que los cinco retiros fueron: el 19 de septiembre de 2015, el 18 de octubre de 2016, 29 diciembre de 2016, 13 abril de 2017 y 19 de junio de 2017. Luego a finales de 2017, el acusado dejó de trabajar en la entidad bancaria.

Blanco dijo que el modus operandi del desfalcador de Desaguadero es más simple que el de Juan Pari, quien ponía el sistema del banco registros de que estaba sacando dinero para un cajero que en realidad no existía.

Según el fiscal, el Banco Unión ya detectó algunas irregularidades el año pasado, por lo que realizó una auditoría especial que detectó el desfalco y se presentó al denuncia correspondiente.

Tras la denuncia, al Fiscalía procedió el miércoles a realizar dos allanamientos: uno a la casa del acusado y otro a su negocio en La Paz de venta de ropa de bebé, que supuestamente fue financiado con el dinero ilegal.

Blanco indicó que se secuestró el vehículo Suzuki Grand Vitara 2016 del acusado, computadoras y documentos, pero además se encontró 6 mil bolivianos y 10 tarjetas de bancos, que dan mayores sospechas al Ministerio Público sobre los movimientos económicos del imputado.

El fiscal indicó que el exjefe de operaciones está imputado por delitos financieros, en su apartado de apropiación indebida de fondos, y que se está solicitando su detención preventiva.

Además ya se solicitó el congelamiento de sus cuentas y la anotación de sus bienes, para evitar que se oculte las propiedades o dinero que obtuvo ilícitamente.

Fuente: Erbol

Yajuy Noticias de Bolivia Caso desfalco II: Acusado se quedaba dinero destinado cajeros automáticos