Bolivia dice No a la reelección ilimitada de Evo desde las plazas

La convocatoria fue realizada mediante redes sociales y no sólo asistieron “cuatro gatos”. El Presidente tildó a los movilizados de reciclaje de la dictadura.

En el cumpleaños 35 de la democracia en Bolivia, las plazas de las capitales de departamento se llenaron de cientos de ciudadanos que dejaron sus casas, oficinas y negocios para decirle No al presidente Evo Morales quien busca la reelección indefinida mediante una reforma irregular de la Constitución.
“Bolivia dijo No” fue la consigna que unió a la gente que llevó banderas tricolores, banderas de los departamentos y pancartas con leyendas interpelantes para los gobernantes de turno.
Las protestas contra la intención de Morales de perpetuarse en el poder traspasaron las fronteras.
En Madrid, Barcelona (España), Roma (Italia), San Francisco, Washington (EEUU), Ginebra (Suiza) y otras ciudades decenas de bolivianos salieron a las calles para decir No.
La presencia masiva de personas convocadas mediante redes sociales sorprendió a los mismos oficialistas, quienes habían estimado la presencia de apenas “cuatro gatos” en las plazas.
  El presidente Evo Morales tildó de recicladores de la dictadura a quienes salieron a defender la democracia amenazada por la angurria de poder del MAS que presentó un recurso para que el Tribunal Constitucional Plurinacional “inhabilite” cuatro artículos de la Carta Magna, aprobada por el soberano, que ponen límite a la reelección continua de autoridades a sólo dos veces.
“Los mismos que abusaron de la democracia para reciclar la dictadura y negociar el voto en cuoteos de poder, ahora dicen ser sus defensores” tuiteó Morales, mientras la ministra de Comunicación, Gisela López, escribió que “los que prostituyeron la democracia: expresidentes, ex vicepresidentes, exprefectos… no tienen nada que celebrar, hoy”.
Hubo marchas y concentraciones multitudinarias en las nueve capitales de departamento y en municipios como Guayaramerín hubo movilizaciones demandando el respeto a los resultados del referendo del 21F.
Centenares de hombres y mujeres en la plaza 24 de Septiembre, de Santa Cruz, corearon “¡Bolivia dijo No!, ¡Bolivia dijo No!” y en Sucre gritaron “¡Fuera Evo y Linera por corruptos!”.
 La plaza San Francisco fue el escenario de la resistencia en la ciudad de La Paz, en Oruro hubo una marcha que llegó hasta la plaza 10 de Febrero y en Potosí decenas demandaron “el voto se respeta c…”.
El 21 de febrero, el 51% dijo No a otra reelección de Morales.

Romero dice que  la derecha se disfraza de colectivos

ABI  / La Paz
Los movilizados en defensa de la democracia que tomaron plazas de algunas ciudades capitales del país son grupos de derecha disfrazados, en esta oportunidad, de colectivos ciudadanos, aseguró  el ministro de Gobierno, Carlos Romero.
“Son grupos que son la derecha que se disfraza, hace unos días de comité cívico (…) son neoliberales camuflados, hoy les tocó disfrazarse de colectivos ciudadanos, se disfrazan también permanentemente de analistas y en algunos casos de medios de comunicación”, dijo.
Romero manifestó que esos grupos de derecha se sienten “ofendidos” con la actual democracia que vive Bolivia, porque perdieron el monopolio del poder y entonces llaman a marchas, que si bien es su derecho, deben comprender que se viven otros tiempos en el país.
    El ministro denunció que al menos en el caso de la Alcaldía de El Alto, controlada por Unidad Nacional (UN), la participación de los funcionarios en la marcha es obligada, incluso debían llevar a sus familiares, extremo que calificó de un “despropósito”.
Recalcó que en Bolivia se avanzó en términos del concepto de la democracia por lo que algunas minorías se sienten “agredidas”.     Antes, dijo que la democracia se restringía al voto, en cambio en la actualidad es un sistema de “masas y movimientos sociales” que se extendió al ámbito de la economía, la educación y el aspecto social en general.
“No es democrático un Estado cuando sólo acceden a la educación quienes pueden pagar”.

La Paz anuncia que no acatará fallo del TCP sobre reelección

Cientos de ciudadanos y líderes como Carlos Mesa y Samuel Doria Medina llegaron hasta la plaza San Francisco para defender los resultados del 21F.

Miles de personas se dieron cita en  la plaza San Francisco para reivindicar la victoria del No en el referendo del 21F y  la declaración leída al final del  evento establece que La Paz no “acatará” una sentencia del Tribunal Constitucional que permita al Presidente postularse nuevamente en 2019.
“No acataremos ninguna sentencia de este Tribunal, o del que lo sustituya, o de cualquier Asamblea Legislativa, o de este Gobierno sedicioso, o de quien sea que ignore que la soberanía reside en el pueblo y que su voto es inviolable”, detalla la “Declaración paceña”  por  los 35 años de democracia en el país.
El ministro de Justicia, Héctor Arce, consideró que esta declaración es “antidemocrática” y la caracterizó  de sediciosa.
Ayer por la tarde el escenario, con pantallas gigantes  y  amplificación ya estaban listas para el evento. Cerca a las 18:00 centenares de personas comenzaron a llegar a este espacio e incluso ocuparon los seis carriles de la avenida Mariscal Santa Cruz.
 Centenares llevaron banderas nacionales y amarillas con los símbolos de SOL.bo y de Unidad Nacional; sin embargo, sus líderes se quedaron entre la gente y no subieron al palco principal.
Incluso, el expresidente Carlos Mesa saltó una reja de media altura que dividía el escenario principal con los asistentes y afirmó que deseaba participar como “un ciudadano común”.
 Otros dirigentes políticos como  Luis Revilla, Samuel Doria Medina o el exalcalde Juan del Granado también se quedaron con la gente.
Mesa les dijo a los miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que “no tienen potestad” para modificar la Constitución ante el recurso de “inaplicabilidad” que presentó el partido de Gobierno para permitir al presidente Evo Morales presentarse nuevamente a las elecciones del 2019.
“El Tribunal Constitucional puede interpretar la Constitución pero no declararla inaplicable, es decir,  inconstitucionales cuatro artículos de la Constitución. (…) También esperamos que el TCP, democráticamente, entienda que no puede usurpar  funciones que no le corresponden”, afirmó el expresidente.
En el documento leído en la concentración se  advierte a los “herederos de las dictaduras” que “no liquidarán la democracia, no expropiarán nuestra libertad y  que rendirán cuentas por todas las traiciones, las mentiras, la represión y el saqueo”.
“No permitiremos una nueva reelección, pero como esta dictadura pretende quedarse (…) la concentración  resuelve convocar al país a reconquistar la democracia, defender el voto y conservar la vida”, indica.
Doria Medina, al finalizar el acto,  dijo que no pasarán “quienes quieren dar un golpe a la Constitución y la democracia” y afirmó que la unidad será su principal “arma” para evitar un golpe a la democracia.
Las  reacciones
  • Minúscula La ministra de Comunicación, Gisela López, consideró que se trata de “una minúscula representanción a nivel nacional que no alcanzaron a 10.000 personas”, y que “hubo una amplificación mediática muy exagerada”.
  •  Rechazo “Hemos visto que hay una deformación en el enfoque de este aniversario 35 de la recuperación de la democracia porque, en realidad, se ha querido entremezclar esta rememoración del 10 de octubre de 1982 con la movilización de la oposición política contra el recurso de inconstitucionalidad” dijo el ministro Romero.