Agenda de Evo ya no es pública y ven temor al “Bolivia dijo No”

“Es más que claro que tienen miedo”, afirma una activista. “Por supuesto que preocupa. Tenemos que cuidar al presidente (Morales)”, sostiene un oficialista.

Activistas del 21F y  opositores coinciden en que el Gobierno teme al grito de “Bolivia dijo No” y que una prueba de aquello es que la agenda presidencial ya no es pública. En el masismo expresan preocupación por las movilizaciones con esa consigna y hablan de “tomar recaudos” para los actos oficiales del 6 de agosto, que se realizarán en Potosí.

Desde este mes, la agenda de actividades  del presidente Morales ya no se difunde  vía WhatsApp. Fuentes cercanas a Palacio de Gobierno aseguran que esto se debe a una instrucción del Ministerio de la Presidencia, aunque no explican las razones.

Pamela Fernández, activista del 21F e hija del exprefecto de Pando Leopoldo Fernández, dice: “Es más que claro que tienen miedo. ¿Cuándo se vio que la agenda del Presidente no sea pública? Quieren evitar lo que ya se sabe, que el pueblo exige el respeto del voto del pueblo”.

El grito de “Bolivia dijo No”, que hace referencia a los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016 (21F), se escuchó en distintos escenarios, los cuales  van desde deportivos hasta  culturales.

Para la oposición, el movimiento del 21F no viene de sus tiendas políticas, sino de la  población. “Le temen a las plataformas, al ‘Bolivia dijo No’, por eso toman recaudos, pero  no se dan cuenta que esto está creciendo”, dijo la senadora Jeanine Áñez.

El diputado Gonzalo Barrientos coincidió: “Por eso, en cada discurso, el Presidente habla del 21F, porque le preocupa. El 21F es la conquista de la democracia”.

El secretario de Comunicación del MAS, Gualberto Arispe, admite que hay  temor al interior del partido de Gobierno porque este movimiento “tiene gente pagada que incluso puede agredir al Presidente”.

¿Una inauguración fallida?

En filas oficialistas se hablaba de que la inauguración de la denominada Casa del Pueblo se realizaría el 21 de junio (Año Nuevo Aymara). No obstante, la eventual entrega no ocurrió.

Aquello, para dirigentes del 21F, tiene que ver con el miedo que se detecta en el masismo. La activista Angélica Siles aseguró que la inauguración de la Casa del Pueblo fue suspendida por el temor a una manifestación pública de los colectivos ciudadanos. “Le temen a las plataformas porque estamos en todas partes. Este movimiento es a nivel nacional”, afirma.

¿Qué dice el oficialismo? 

El diputado del MAS Franklin Flores asegura que la intensidad de las movilizaciones con esta frase  preocupa al Gobierno y debería ser “preocupación de todos. Son los mismos separatistas, fascistas que agarraron una idea inicial de 2007, 2008 cuando nuestros hermanos campesinos eran golpeados. No debemos volver a esos tiempos”, dice.

El jefe de bancada del oficialismo en Diputados, David Ramos, expresa:  “Por supuesto que preocupa. Tenemos que cuidar al presidente (Morales). No podemos exponer a las autoridades ante una agresiva guerra desatada por hordas fascistas”.

Fernández anuncia que las plataformas ciudadanas estarán en Potosí para los actos oficiales del 6 de agosto. Los diputados Ramos y Flores expresan  que es necesario “tomar recaudos” para evitar otro pronunciamiento del “Bolivia dijo No”.

Fuente: Página Siete

Yajuy Bolivia NoticiasAgenda de Evo ya no es pública y ven temor al “Bolivia dijo No”