Adepcoca anuncia querellas contra detallistas y policías

Los dirigentes cocaleros consideran que se incurrió en allanamiento, lesiones y tentativa de asesinato al herir con disparos a tres de sus miembros.

La Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) anunció querellas  contra la Policía, cocaleros detallistas y autoridades del Gobierno. Los delitos que se consideran son allanamiento, lesiones graves y tentativa de asesinato.

“Tenemos una reunión con los dirigentes y ahí se definirá por qué delitos se presentarán las denuncias. Estamos viendo el allanamiento a nuestra institución, lesiones y la tentativa de asesinato contra nuestros hermanos que están gravemente heridos. No sólo contra la Policía, sino que hay que ver quién dio la orden, quién instruyó”, indicó ayer el secretario de actas de Adepcoca, Sergio Pampa.

El abogado que atendió a los socios que fueron detenidos durante los últimos días de conflicto, Luis Ferrufino, indicó que estas figuras penales pueden  adecuarse a lo ocurrido la semana pasada, cuando un grupo cocalero afín al Gobierno intervino el mercado en Villa Fátima con el apoyo de la Policía.

El más grave de éstos, asesinato en grado de tentativa, podría ser considerado, ya que tres cocaleros fueron heridos con balines que (al menos en dos de los casos) pudieron acabar con sus vidas, según el reporte médico.

De acuerdo al Código Penal el asesinato se da cuando la acción de acabar con la vida de alguna persona se realiza “con alevosía o ensañamiento” o “para facilitar, consumar u ocultar otro delito, o para asegurar sus resultados”, como sería el allanamiento.

El 12 de marzo, un grupo de productores al detalle (aquellos que con autorización del Gobierno pueden vender su producto directamente al consumidor) tomaron las oficinas de Adepcoca y expulsaron a la dirigencia. Se había formado un comité ad hoc que se fijó como metas conformar un nuevo directorio a través de elecciones y realizar una auditoría financiera a las últimas gestiones, supuestamente manchadas de corrupción.

El presidente de Adepcoca, Franklin Gutiérrez, convocó a sus bases para recuperar el mercado y comenzaron los enfrentamientos contra la Policía, lo cual dejó heridos de ambas partes y  más de 40 cocaleros detenidos.

Al final el comité ad hoc decidió dar un paso al costado, saltarse las elecciones y entregar la presidencia de Adepcoca a uno de los fundadores, Honorato Atto. Él debía dirigir la institución por dos años, pero en una jugada inesperada el fundador devolvió su cargo a Gutiérrez, señaló que él era el legítimo presidente.

El comité  de autodefensa se conformó durante el conflicto. 

Después del festejo del fin de semana, los cocaleros realizaron ayer  una marcha para exigir la liberación de sus detenidos. La mayoría fue liberada, pero hasta ayer por la mañana aún había seis productores en celdas judiciales que no podían salir por falta de dinero para pagar su fianza.

Gutiérrez dijo que se ayudará económicamente a sus detenidos. También indicó que pronto se definirá las sanciones para aquellos productores al detalle que “se vendieron al Gobierno y traicionaron a su institución”.

“Respetaremos lo que digan las bases, que ellos decidan qué sanción se dará para estos hermanos y eso se considerará. Se está viendo quitarles el carnet de productor de forma indefinida”, señaló el dirigente

Contra el Ejecutivo

  • Conflicto  La enemistad entre los cocaleros de los Yungas de La Paz y el Gobierno comenzó con la promulgación de la Ley 906. Adepcoca considera que esta norma beneficia particularmente al Chapare cochabambino, sector liderado por el presidente Evo Morales.
  • División  Los dirigentes en los Yungas se encuentran divididos entre los que apoyan al Gobierno y los que están en contra. Esto fue aprovechado para la intervención del mercado.

Médico: Dos de los heridos se salvaron de morir por centímetros

Dos de los tres cocaleros heridos por los proyectiles “antidisturbios” que disparó la Policía se salvaron por centímetros de morir, según el médico que los operó en el hospital San Francisco de Asís.

“Los dos pacientes han tenido mucha suerte. Fue cosa de centímetros en ambos, si la bala o ese proyectil que no sé de qué será hubiera hecho otro recorrido tal vez ni hubieran llegado a este hospital”, explicó ayer el médico  Cristian Garrón.

A David Calcina Quispe, de 21 años, el proyectil le entró por el cuello, chocó con la clavícula y se alojó detrás del esternón. “Si entraba un poquito más, hablamos de centímetros, milímetros, podía llegar al pericardio, la envoltura del corazón, y el desenlace hubiera sido fatal en el momento”, explicó Garrón.

El paciente, sin embargo, tuvo una rápida recuperación y actualmente, al igual que los otros, se encuentra fuera de peligro.

David Calcina  fue herido por un disparo en el cuello. Foto:Página Siete

Nelson Tarifa Calle, de 36  años, también tuvo mucha suerte. Él escapaba hacia un barranco cuando un policía le disparó. El proyectil ingresó de arriba hacia abajo, pero chocó al instante con una costilla.

Después de fracturarla cambió su trayectoria hacia los pulmones, que por suerte no perforó en su totalidad.

Tarifa tiene un tubo en el torso para drenar la sangre que ingresó a la cavidad pleural (donde se encuentran sus pulmones). Su diafragma fue destrozado y el médico tuvo que coserlo.

El hecho de que el proyectil le partiera la costilla (la cual le extrajeron) evitó que el hígado se dañara.

“Si no chocaba en la costilla estaba en trayectoria para destrozar el hígado. Cuando   el hígado sangra mucho entonces el paciente pudo morir en segundos”.

Valerio Arancibia, de 37 años, es el tercer herido. Uno de ellos prácticamente le atravesó la pierna derecha, con la fortuna de que no tocó el hueso.   La Defensoría del Pueblo  anunció una investigación para determinar en qué circunstancias y con qué tipo de armamento se atacó a estos cocaleros que salvaron su vida de milagro.

Fuente: Página Siete

Yajuy Noticias de Bolivia Adepcoca anuncia querellas contra detallistas y policías